Ecosabor

 

 

Bilbao

La cultura gastronómica vasca mueve al 21% de los turistas

Cada uno tiene su propia naturaleza, pero todos suman atractivos y experiencias únicas e inimitables para las miles y miles de personas que regularmente recalan en algún punto de la geografía vasca. La red de seis museos y centros de interpretación enogastronómicos agrupados en el portal web gastromuseums.com [apoyado desde el Gobierno vasco a través de Euskadi Gastronomika] busca hacerse un hueco propio en la agenda de un sector tan competitivo como el turístico y, más aún el gastronómico cuyo peso en la cuenta de resultados cada vez es mayor: más del 20%.

martes, 28 de febrero de 2017 

Para ello, esa media docena de centros temáticos ya han puesto en marcha varias iniciativas con las que reforzar su presencia. Solo durante el año pasado, acogieron en sus instalaciones a varias decenas de miles de personas. Los promotores de este paquete turístico ya trabajan en la participación y organización de eventos en tierras vascas y en capitales del Estado como Madrid o Barcelona, adelantaban, sabedores del tirón de la cultura gastronómica.

También están ultimando un diseño especial para la venta conjunta de todos los productos representados en estos museos enogastronómicos: el centro temático del vino Villa-Lucía (Laguardia-Biasteri), Txakolingunea (Bakio), el Museo de la sidra (Astigarraga), el caserío-museo Igartubeiti (Ezkio-Itsaso), el centro de interpretación del queso (Idiazabal), y el centro de la alimentación y la gastronomía d’Elikatuz (Ordizia). Este último, por ejemplo, ha recibido 27.177 visitas en los tres últimos años teniendo en cuenta que en temporada baja únicamente abre en horario de mañana, ilustraba Leire Arandia, responsable de este centro de interpretación de la alimentación, la nutrición y la gastronomía, y coordinadora de la red gastromuseums.

El de Idiazabal (que en temporada baja solo abre los fines de semana y con cita previa) ha acogido a 18.971 personas durante ese mismo periodo; por el museo Igartubeiti han pasado 24.521 personas; y por el de la sidra, en Astigarraga, 31.483 personas; el Txakolingunea se quedó en 13.194 visitantes; y el centro temático del vino en Biasteri-Laguardia ha recibido a 53.003 personas en estos tres últimos ejercicios.


GASTROMUSEUMS CRECE

Según ha podido saber DEIA, este club de museos y centros de interpretación enogastronómicos podría engordar en próximas fechas con “dos o tres” incorporaciones: el Museo de la sal localizado en Leintz Gatzaga, el conjunto monumental y patrimonial del Valle salado de Añana y, por último, Txokolateixia, el centro de interpretación del chocolate de Oñati. Según datos aportados desde el Departamento de Turismo, Comercio y Consumo, la cultura gastronómica (y enológica) es una de las principales razones esgrimidas por los más de tres millones de visitantes que el año pasado llegaron a Euskadi.

En concreto, ocupa el segundo puesto en la categoría de motivaciones contemplado en el estudio del sector Ibiltur 2010-2014, por detrás de los city breaks [turismo urbano de fin de semana, puente festivo,…]. “Para hacerse una idea -detallaban desde el Departamento- la cuota del producto Gastronomía y vinos en la demanda turística de Euskadi ha aumentado ocho puntos desde el año 2010” al pasar del 13,8% al 21,4%. Muy por encima de otros motivos como el de turismo rural que en 2014 [últimos datos disponibles a la espera de que se elabore el correspondiente a 2015 y 2016] representaba un 6,3%, casi diez puntos porcentuales menos que en 2010.

El resto de ítems contemplados han experimentado un aumento en ese periodo: el de naturaleza y aventura ha saltado del 2,8% al 9,1%; el de sol y playa se ha duplicado al pasar de, 5,7% al 11,7%; el relacionado con la cultura y eventos también ha crecido de un 12,2% a un 15%; y el denominado Touring [Rutas] ha ganado un par de puntos (del 10,5% al 12,1%) en ese reparto del mercado. La persona turista que llega Euskadi para conocer su gastronomía gasta algo más de cien euros (102,50) al día y es, además, el principal atractivo que los visitantes destacan al finalizar su estancia.

Tras varios años de colaboración, el objetivo de gastromuseums es estrechar los lazos entre todos los centros que forman parte de la red para promocionar conjuntamente las actividades que ofrecen. Han diseñado rutas combinadas que incluyen tanto visitas como experiencias propias de cada uno de esos centros; desde catas y degustaciones, adentrarse en bodegas, comidas y cenas, y talleres para aprender a elaborar queso o sidra, por ejemplo. En definitiva, resumían, “reúne lo más característico de la cultura enológica y gastronómica de Euskadi”. También se tratará de poner en valor y mostrar a los visitantes la importancia de los productos de temporada, y la trascendencia de los mercados locales, como el de Ordizia.

El nuevo portal gastromuseum.com (su símbolo es el tradicional kaiku) fue presentado recientemente en Fitur, donde también se puso de manifiesto el potencial de Euskadi como destino turístico sostenible. Como ya dijo el consejero de Turismo, Comercio y Consumo, Alfredo Retortillo, “hay que conseguir que la experiencia Euskadi en su conjunto sea excepcional por la acogida, las vivencias y los servicios que ofrezcamos al turista ya que ese es el camino hacia una excelencia que nos hace competitivos”. Otro dato más: el 40% de los turistas que visita Euskadi y repite, lo hace con el argumento culinario.


EXPERIENCIA NO ESTACIONALIZADA

La viceconsejera de Turismo, Isabel Muela, recalcaba la influencia de la gastronomía “en el atractivo de la oferta turística de Euskadi y en la proyección internacional de la marca Euskadi-Basque Country”. A su juicio, la gastronomía puede ser considerada como una industria creativa “que ayuda a impulsar la innovación”. En este sentido, agregaba, la CAV “tiene capacidad para seguir creciendo en número de turistas sin detrimento de la calidad de nuestra oferta” y la gastronomía será uno de los platos fuertes de ese crecimiento sostenible “que ayudará a consolidar un turismo de calidad, responsable, no estacionalizado y que ante todo busca una experiencia”

Así las cosas, las iniciativas que ya han sido puestas en marcha desde la red gastromuseums son la creación de un folleto divulgativo en el que se informa de las distintas experiencias turísticas que se ofrecen en cada uno de ellos y de su oferta expositiva. Además, apostillaba Arandia, coordinadora de este club cultural y gastronómico y gerente de d’Elikatuz, se ha incluido un mapa de Euskadi en el que se detalla la ubicación de esos seis centros temáticos y las distancias entre ellos, “siendo la mayor distancia de dos horas de viaje. Cada museo -agregaba- dispone además de un punto informativo de la red mediante el cual, el visitante puede acceder a visitas virtuales de todos ellos a través de un código QR”.

Archivado en: 

 

 
 

Opina

Nombre *

E-mail * No se mostrará

Página web

Comentario *

* Obligatorio