Ecosabor

 

 

Gijón

La gran fiesta de la gastronomía asturiana

Las Calderetas de Don Calixto, sinónimo de fiesta gastronómica, talento y buen hacer culinario, se rindieron este año al recuerdo de una persona muy querida. La XVIII edición de los premios que anualmente otorga 'Yantar' se dedicó a Araceli López, cocinera y «alma» –como la definió Benjamín Lana– de Casa Consuelo, fallecida el pasado mes de abril y cuya enorme figura se hizo presente en la entrega del galardón que acredita a su restaurante, toda una institución gastronómica con sede en Otur, como Maestro Asturiano 2018.

jueves, 05 de julio de 2018 

«Mi primer recuerdo de esta tarde es para ella», continuó el director editorial de Medios Regionales de Vocento y vicepresidente de Madrid Fusión. «Araceli fue heredera de los secretos de su suegra, Consuelo López, fundadora en 1935 de este gran clásico asturiano, y supo sostener durante décadas la dignidad de la cocina de siempre elaborada con idénticas dosis de respeto a la tradición y al producto», apuntó Lana, al tiempo que dedicaba el galardón a los dos Álvaro García, padre e hijo, marido e hijo de Araceli respectivamente, presentes en el gijonés Palacio de La Riega para recoger el premio de manos de Ángel González, director adjunto de EL COMERCIO. «Todas las Calderetas que se han entregado en estas diecisiete ediciones son merecidísimas. Pero si una es especialmente justa, debida y digna es esta para Casa Consuelo», concluyó Benjamín Lana.

Orgulloso y emocionado subió al escenario Álvaro García padre, quien comenzó su discurso recordando a su madre y a su esposa y agradeciendo un premio que «ansiaba» tener, además de celebrar su profesión, ya que «la hostelería nos lo ha dado todo, claro que también lo trabajamos», apuntó.

La nómina de Calderetas no deja de crecer. Ver su palmarés supone repasar lo mejor de la gastronomía tanto regional como nacional. Si bien este año, por primera vez en la historia de estos prestigioso premios, se suma el primer vizcaíno, Eneko Atxa. El chef que ha dotado a su restaurante Azurmendi de tres estrellas Michelin y suma una cuarta en Eneko, establecimiento también ubicado en Vizcaya, estuvo ayer en Gijón en una jornada tan festiva que ni la lluvia que a media tarde cayó con fuerza en la ciudad logró opacar su brillo. Pero no fue lo novedoso de la procedencia del premiado la única característica a resaltar de este cocinero diferente, cuyo restaurante Azurmendi acaba de ser elegido el más sostenible del mundo. «Ha abierto nuevos y creo que también mejores y más seguros caminos hacia una gastronomía sostenible, llena de sentido común y de valor», apuntó sobre su labor en los fogones Marcelino Gutiérrez, director del diario ELCOMERCIO, quien aprovechó su intervención para agradecer la presencia de los invitados, lo más selecto del sector gastronómico asturiano, desde sus productores a cocineros pasando por la industria.

Para Eneko Atxa fue la Caldereta de Don Calixto 2018 en la categoría de Maestro Nacional, sumando así su nombre al de otros grandes de la gastronomía patria como Martín Berasategui, Quique Dacosta y Joan Roca. «Estoy muy emocionado y feliz de estar aquí. Soy un chico al que le gustaba cocinar. En mi familia no había cocineros, pero en mi casa las mejores cosas siempre pasaban en la cocina. Ahí nos reuníamos y hablábamos, y eso es una maravilla», dijo Atxa tras recibir la Caldereta de manos de Goyo Ezama, director general del diario ELCOMERCIO.

El palmarés de estas Calderetas de Don Calixto 2018 se completa con la categoría Cocinero con Proyección, título que recibió Félix Martínez rodeado de familiares y amigos. Recogió su galardón de manos de Julio Valle, gerente de CM Asturias. Benjamín Lana dijo de él que «es uno de esos cocineros sin prisa, que, antes de lanzarse a abrir su propia casa, ha tenido una formación larga y nutritiva en restaurantes de Asturias y de fuera».

Ahora, desde el restaurante El Foralín, en Oviedo, agradece de corazón a ELCOMERCIO el reconocimiento recibido. «Y agradezco también a mi abuela Tina, a mi mujer y a mis hijos el apoyo para haber llegado hasta aquí. Pero todo esto no habría sido posible si no hubiera pasado por tantísimas casas de referencia», aseguró.

La gran fiesta de la gastronomía asturiana no sería posible sin los que la hacen grande año tras año. Muchos estuvieron presentes en el Palacio de La Riega para ser partícipes de la cita anual del sector, en la que se se sirvió un cóctel a la altura del evento, creado por Esther y Nacho Manzano. Una fiesta redonda gracias a la colaboración de Aguas de Fuensanta, Bodegas Franco-Españolas, Grupo El Gaitero, Cafés El Globo y la IGP Ternera Asturiana.

Archivado en: 

 

 
 

Opina

Nombre *

E-mail * No se mostrará

Página web

Comentario *

* Obligatorio